mejor solo que mal acompañado