Ser becario a los 40. ¿Merece la pena volver a estudiar?