Carta a una madre gemelar: Capítulo uno – Embarazo