Carta a una madre gemelar: capítulo dos – el advenimiento