Carta a una madre gemelar: Capitulo final – El holocausto