¿Tiene límites la culpa? Convivir con la culpa no merece la pena.